Una desconocida se burló de esta cajera y la llamo fracasada. Tras ver lo que paso su jefe hizo esto…

18 Ene, 2017

Una muchacha compartió una de sus experiencias mientras trabajaba medio tiempo en una tienda de artículos de papelería. Ella relata como su trabajo le gustaba, pues sus compañeros eran amables con ella y el jefe siempre les trató con respeto. Pero un día, una mujer bien vestida y altanera llegó a comprar los útiles escolares de su pequeña hija. Sin soltar su teléfono, colocó sus artículos bruscamente ante la chica y le tiró unos cuantos cupones. A pesar de que ella se esforzó por sonreír y le preguntó si había encontrado todo lo que necesitaba, únicamente fue ignorada.

cajera

La joven comenzó a pasar los cupones por la registradora, mientras la clienta hablaba por teléfono. Ahí fue cuando se dio cuenta de que un cupón había expirado hace un año, lo cual se apresuró a informarle a la señora.

¡Es un cupón y ustedes tienen que aceptar todos los cupones de los clientes! -le espetó ella de mala gana.

Cuando la empleada le explicó que sus cupones no eran aplicables a los productos que había elegido, la mujer pidió hablar con el gerente. Mientras lo llamaban, se inclinó a su hija para decirle algo:

-¿Ves, cariño? Por eso es que debes estudiar e ir la universidad, o podrías terminar siendo cajera, como ella.

Muy dolida por sus palabras, la muchacha le contestó que ella de hecho, sí iba a la universidad y solo trabajaba media jornada. En ese momento, su jefe apareció. Había escuchado todo. La mujer le exigió que aceptara sus cupones, pues los clientes siempre tenían la razón. Para su sorpresa, él solo hizo sus artículos a un lado.

-No dejaré que humille a mis empleados y le voy a pedir que salga de mi tienda -le dijo-, no queremos negociar con usted.

La señora se retiró roja de vergüenza y gritando que no volvería a comprar allí. Mientras tanto, el jefe de la chica se volvió hacia ella y le sugirió que saliera a tomar un poco de aire, mientras ella lo miraba con agradecimiento. Jamás olvidaría ese gesto amable.

¡Ojala todos los jefes supieran valorar así a sus empleados!