Un equipo de rescate encontró un bebé momificado en esta caja y aun ésta vivo.

16 Dic, 2016

Los voluntarios de Rescate Animal Internacional se quedaron perplejos, cuando después de recibir una llamada, acudieron a ver una caja de cartón abandonada. Dentro, estaba el peor caso de negligencia y maltrato animal que habían visto en años. Se trataba de un bebé orangután huérfano, que había sido dejado ahí para morir de hambre y deshidratación.

El pequeño de 5 meses, al que llamaron Gito, estaba vivo pero necesitaba atención médica urgente.

Gito perdió a su madre a manos de un cazador furtivo y estaba viviendo como mascota en el pueblo de Borneo. La caja donde lo encontraron no estaba protegida del sol y se encontraba llena de orina.

orangutan-momificado-caja-2

A causa de la insolación y el hambre, adoptó una postura igual a la de las momias y luego fue incapaz de moverse.

orangutan-momificado-caja-3

Inmediatamente, los rescatistas se subieron a su moto y lo trasladaron de emergencia a la clínica más cercana.

orangutan-momificado-caja-4

A pesar de que las probabilidades estaban en su contra, sobrevivió el viaje hasta el hospital, donde después de un rápido chequeo fue diagnosticado con sarna sarcóptica.

orangutan-momificado-caja-5

Estaba tan débil, que ni siquiera podía permanecer sentado.

orangutan-momificado-caja-6

Lo triste es que Gito no ha sido el único orangután bebé que es sacado de su hábitat para mantenerse como mascota exótica.

orangutan-momificado-caja-7

Afortunadamente, ahora está a salvo y se está recuperando.

orangutan-momificado-caja-8

Sin embargo, aún le queda un largo camino que recorrer…

En los últimos 100 años, un 80% de orangutanes se han perdido de la misma manera que Gito, pues son llevados a sitios donde no pueden sobrevivir sin sus madres. El tráfico de animales exóticos es algo que debería detenerse a como dé lugar.