Esta artista rumana usó su propia sangre menstrual para crear una magnífica obra de arte.