Los XV años de Rubí fueron un caos: la quinceañera no sonreía y se presumen dos tragedias.