Su dueño lo descubrió haciendo travesuras. Cuando lo regaño, arrepentido comenzó a llorar…