Muchos padres odian a este pastor evangélico luego de que les gritara a sus hijos que Santa Claus no existe.