Este conejito acaba de descubrir lo sabrosas que son las palomitas de maĆ­z, y ahora no puede parar de comer.