El devastador terremoto de Nueva Zelanda fue tan intenso que literalmente levanto el fondo del mar.