Extraño objeto de 250,000 años de antigüedad está poniendo en duda lo que sabemos sobre el universo.