Para vengarse del departamento de licencias, pagó 300,000 de impuestos solo con monedas.