Antes de abandonar la Casa Blanca, Michelle Obama posa de nuevo para la portada de la revista Vogue.