Bernardo Bertolucci admitió que la escena de violación en “El último tango en parís” es real.