Mark Ruffalo (“HULK”) envió este poderoso mensaje al mundo tras las elecciones de Estados Unidos.