Escucharon ruidos que provenían desde su jardín. ¿Cuándo inspeccionaron? ¡No podrás creerlo!

Este chico metió un dedo en este agujero. Sin saber que estaba cometiendo su peor error.