Esta perrita ha vivido toda su vida encadenada y lo peor es que la ley no puede hacer nada. ¡Mira por qué!…

Este conejito acaba de descubrir lo sabrosas que son las palomitas de maíz, y ahora no puede parar de comer.