Los médicos tenían ordenes de no parar aunque se resistiera pero todo por una buena razón.