El horrible momento en que a un jugador de baloncesto literalmente pierde un ojo.