La niña transgénero portada del “National Geographic” fue amenazada de muerte.