Vieron esta almeja en la playa. Segundos después, algo empezó a brotar de su cuerpo.

Esta almeja abrió su concha para lamer la sal que hay en la mesa con su enorme lengua.