Este juguete se ha vuelto el enemigo nĂºmero 1 de los profesores.