15 Objetos cotidianos que parecen más que una mera casualidad. El #8 es terrorífico.