Una anciana llego a una fiesta para pedir que bajaran el volumen y sucedió algo indignante.

Las terroríficas palabras del creador del juego de la Ballena azul sobre la humanidad.