No importa cuánto gritaran, él sencillamente no se detenía pues había perdido el control.