Recogió un polluelo perdido. Ahora mira lo que pasa cuando su madre lo oye…