Nadie imaginaba que este sacerdote hacía algo tan espeluznante con estos niños sordos.