Este “patito feo” es la razón por la que nunca debes rechazar a las personas por su apariencia.