Rusia ataca Siria con una bomba tres veces más potente a la que uso EE.UU.