Estos médicos no pueden creer lo que este hombre coloco en su recto.