Santa Inocencia (La niña de la Catedral) parece abrir los ojos en un escalofriante vídeo tomado en México.

Los antiguos egipcios tenían un grandioso método para evitar que los cadáveres sufrieran una descomposición completa. Conocido como momificación esta manera de conservar a sus muertos, permitió a que las futuras generaciones pudiéramos encontrar cuerpos bastantes conservados a pesar de que han pasado cientos de años desde que esas personas fallecieron.

Conforme pasó el tiempo, fueron apareciendo otras maneras de preservar un cadáver, por lo que no se nos hace extraño ver cuerpos de personas fallecidas en buenas condiciones. Pero lo que si nos sorprende a todos es ver a uno de estos cadáveres actuar como si aún estuviese vivo.

Desde México un vídeo donde una santa de la catedral de Guadalajara abre los ojos ante una persona que la está grabando. Los restos momificados de Santa Inocencia se encuentran en exhibición a la vista de todos aquellos que visiten la iglesia. Su cadáver se encuentra con una especie de cera que le ha permitido mantenerse conservado por más de años, desde su asesinato.

Un turista que se encontraba de visita en la catedral comenzó a grabar su experiencia en frente del cuerpo, pues esta niña es considera como parte importante de la historia tapatía además de hacedora de milagros. Esta persona mientras grababa, se llevó un gran impacto pues justo mientras enfocaba la cara de la pequeña fallecida desde hace 300 años, esta abrió los ojos.

En el principio de la cinta se puede ver como la niña tiene los ojos cerrados y en una parte los abre, para luego cerrarlo. El cadáver de la niña pestañó ante la cámara de este turista, para muchos un acto milagroso, mientras que otros afirman que este vídeo es solo un montaje. Sea como sea esto resulta ser bastante espeluznante y más de uno se asustó al ver como la niña abrió los ojos.

La historia de esta niña es bastante triste, pues su vida acabó en manos de su padre. Esta pequeña llamada Inocencia se sintió atraída por el catolicismo cuando escuchó a sus compañeras hablar sobre su primera comunión, desde ese momento ella tuvo una devoción religiosa intachable y ejemplar para mucho de quienes son sus seguidores hoy.

La niña vivía con su padre nada más, pues su madre había fallecido, este estaba en contra de que Inocencia tomara la primera comunión junto a sus amiguitas y siguiese las enseñanzas católicas. Pero la devoción de la joven pudo más y decidió seguir a Dios, sin embargo esto disgustó al padre que al enterarse de que si hija había hecho la comunión, le clavó un cuchillo en el pecho.

Los vecinos al ver lo ocurrido llevaron el cadáver de Inocencia hasta la catedral donde poco antes de su muerte había tomado la primera comunión. Desde entonces, es considerada una Santa a la cual se le reza y se le dan peticiones.

Hasta ahora no se sabe con certeza si el vídeo es real o solo un montaje lleno de trucos digitales, pero el hecho de que una niña que ha estado muerta por 300 años haya pestañado es bastante espeluznante.