Para vengarse del departamento de licencias, pagó 300,000 de impuestos solo con monedas.

23 Ene, 2017

Nick Stafford se ha convertido en el héroe de muchos ciudadanos inconformes con el servicio departamental del gobierno en Estados Unidos, aunque su hazaña le salió bastante cara. El hombre estaba muy enfadado con el Departamento de Licencias Automotores, ya que en septiembre del 2016, no pudo registrar su auto. Él tiene más de una vivienda, así que no sabía a que estado recurrir. Comenzó probando suerte en Virginia, solo para que le dijeran que se comunicara con otro estado, donde se repitió la misma historia. Cuando trató de llamar a la institución por su número teléfonico directo, la operadora le colgó.

Frustrado y enfadado, Stafford cobró venganza pagando sus 300,000 dólares de impuestos únicamente con monedas.

monedas

El conteo de las mismas se prolongó doce horas y algunos empleados tuvieron que quedarse después de su horario. Y es que por ley, el DMV estaba obligado a aceptar esta forma de pago, incluso tratándose de una cantidad tan grande. Entre todas pesaron más de 700 kilos.

No obstante la satisfacción que obtuvo Stafford, reunir esta cantidad de monedas no fue sencillo. La noche antes de ir a pagar sus impuestos, tuvo que emplear a 11 personas para que le ayudaran a desenrollarlas y colocarlas en carretillas, una tarea que les llevó 4 horas. Él les pagó 10 dólares por hora, lo que supusó 440 dólares gastados. Además, las carretillas le costaron otros 400 dólares y las tres demandas que presentó para multar a los empleados del CMV por su pésimo servicio, supusieron otros 1.005 dólares.

monedas2

Al menos obtuvo su venganza, ¿no?