Niña usa el traductor de Google para invitar a su nuevo compañero de clases aislado a almorzar.

Ser el chico nuevo en una escuela, siempre es una situación difícil para cualquiera. Rafael Anaya, era un niño que se había trasladado de México a California, con sus padres. El primer día de clases, se sentó solo a almorzar en la cafetería, ya que no conocía a nadie y tampoco sabía hablar inglés. Pero por suerte, una de sus compañeras de 10 años, Amanda Moore, se dio cuenta de que necesitaba compañía.

Usando su teléfono, se metió al traductor de Google y escribió el siguiente mensaje: “Hola Rafael, ¿te gustaría sentarte conmigo hoy? Voltea y yo te indicaré en donde estoy sentada. Podríamos colorear o simplemente contarnos historias de miedo. Gracias por leer”.

Ese día, gracias a la tecnología, Rafael hizo una nueva amiga y fue capaz de sentirse mejor en clases.

La madre de Amanda comentó más tarde para un diario local, que a día de hoy los dos se han vuelto los mejores amigos. Este Halloween, incluso salieron juntos a pedir dulces disfrazados y seguro que ella le ha ayudado bastante con el idioma.

Esta es una hermosa demostración que nos enseña que, sin importar de donde vengan las personas o sus diferencias culturales, no hay barreras para la amistad.

amanda-moore-google-traductor-portada-2