Muchos padres odian a este pastor evangélico luego de que les gritara a sus hijos que Santa Claus no existe.

15 Dic, 2016

Aceptémoslo, una de las cosas que hace genial la Navidad son los regalos y la ilusión de los niños por creer que Santa Claus está a punto de llegar. Ni siquiera las costumbres religiosas son más importantes que pasar un buen momento en familia, aunque cada quien tiene sus tradiciones y son muy respetables. Siempre y cuando no se las traten de imponer a los demás.

Pero eso es algo que a David Grisham no le entra en la cabeza. Este pastor evangélico de Alaska, pertenece a una iglesia llamada Evangelistas de la Última Frontera, que cuenta con unos 300 seguidores.

david-grisham-pastor-santa-claus-no-existe-4

Su fanatismo religioso es tal, que están prácticamente en contra de todo el mundo: desde el Papa hasta las parejas del mismo sexo. Justo la clase de personas que solo deseas que se mantengan a un kilómetro de distancia de ti. Lo malo es que ellos nunca captan el mensaje.

En esta ocasión, Grisham acudió a un centro comercial a destrozar las ilusiones de los niños que iban a sentarse en el regazo de Santa Claus para pedirles regalos.

david-grisham-pastor-santa-claus-no-existe-6

Entre las cosas que les gritó, estaban que Santa Claus era un mito, que sus padres eran unos mentirosos al no contarles la verdad y que la Navidad únicamente se trataba de Jesucristo, (tiene una especie de obsesión con él).

Uno solo quisiera meterse en el vídeo para pegarle una cinta adhesiva en la boca.

En Facebook, la iglesia de Grisham cuenta con una página oficial, Repent Amarillo, que realmente debería desaparecer de la red social por todos los discursos de odio que promueve.

¿O tú qué piensas?