Mira por qué este hombre se merece el premio al padre del año.

12 May, 2017

Ser padre, es saber que nuestro mundo cambiará por completo, porque desde ahora empezará a orbitar alrededor de una persona en especial. Sea un niño o una niña, un padre siempre hará lo necesario para hacerlos felices. Es exactamente por esto que al siguiente padre no le importaba mucho lo que dijera la gente, con tal de hacer a su hija feliz.

En North Vernon, Indiana, Estados Unidos; la historia de un hombre que inicialmente parecía extraño, se hizo viral rápidamente. Su nombre es Keenan Watkins.

A Watkins le tomaron una curiosa foto de él teniendo a un bebé de juguete en su carrito de supermercado.

Una trabajadora de este supermercado le preguntó por qué lo tenía, debido a que era un hombre grande, con una calavera tatuada en su nuca, barba y con la palabra “castigador” en su camisa.

Su respuesta sorprendió a todos, y era sencillamente porque se le estaba cumpliendo una promesa a su pequeña hija.

Su historia fue publicada por la trabajadora, pero luego él se explicó mejor, diciendo que le había prometido a su hija que pasearía con Davey (el bebé de juguete de la niña) para comprarle ropa.

Para él sus hijos son su mundo, y sería incapaz de negarle algo así a su hija luego de prometérselo. Definitivamente el padre del año.