Los doctores le dijeron que su hija no viviría, pero 12 años después ocurrio algo increible.

23 Abr, 2017

Cuando Kenadie Jourdin-Bromley nació, pesaba solo 2.5 libras y medía 11 centímetros. Estaba aquejada de enanismo primordial, una extraña condición genética que es poco frecuente y le da a quienes la padecen, una esperanza de vida muy corta. Como su madre tuvo también muchos problemas para dar a luz, los doctores no se mostraban optimistas. Dijeron que no viviría más de unos días.

Pero 12 años después, Kenadie refutó este diagnóstico.

milagro

La madre de la niña, Brianna Jordan, fue advertida por los médicos que la bebé había sufrido un gran daño cerebral, además de tener un sistema inmune muy débil y huesos frágiles. Al principio no le daban más que un par de días de vida; y aunque hoy se ha convertido en una niña feliz y más sana de lo que esperaban, sus padres han tenido que hacerse a la idea de que no es muy probable que viva más allá de sus veintes. De modo que se han enfocado en disfrutar su tiempo juntos lo más que puedan.

A día de hoy, Kenadie mide 39 centímetros.

milagro2

En el hospital, los doctores la conocían por el sobrenombre de Pulgarcita, por lo pequeña que era.

milagro3

Hasta ahora ha sido capaz de llevar una vida relativamente normal, aunque requiere atención especial por parte de sus maestros. Y a pesar de la fragilidad de sus huesos, también ha logrado practicar deportes como la natación y el hockey, en su natal Ontario, Canadá. También ha tomado lecciones de cocina. Todos a su alrededor la aman por su sensibilidad y la felicidad que transmite. Es una gran luchadora.

A veces recibimos lecciones de las personas más frágiles.