Estos turistas australianos recibieron el peor castigo por tratar de robar en Indonesia.

24 Dic, 2016

Una pareja de turistas australianos en Indonesia, fue detenida por intentar robar una bicicleta. Más en lugar de cobrarles una multa o arrestarlos, los oficiales los obligares a caminar por las calles de Gili Trawangan con carteles que decían: “Soy un ladrón, no hagas lo que yo hice”.

En el sitio en donde estaban vacacionando, muchas personas viven precisamente de la renta de sus bicicletas, por lo cual fueron especialmente repudiados al andar de esta manera delante de todos.

robo-bicicleta-turistas-australianos-1

Al parecer este es un castigo muy común en Gili Islands por el delito de robar.

robo-bicicleta-turistas-australianos-2

De acuerdo con los testigos, ambos fueron vistos tratando de llevarse una bicicleta de un hotel, hace 11 días.

El jefe de la población, Muhamad Taufik comentó que después de interrogarlos, llegaron a un acuerdo, los castigaron y les hicieron abandonar la isla lo más pronto posible.

robo-bicicleta-turistas-australianos-3

La humillación pública en este lugar, es un castigo que los lugareños prefieren a la cárcel, sobretodo porque no hay vigilancia policial permanente.

robo-bicicleta-turistas-australianos-4

Lo más sorprendente y vergonzoso, es que parece ser que no son los primeros turistas en recibir este castigo.

robo-bicicleta-turistas-australianos-5

Un hombre presuntamente francés, fue obligado a llevar un cartel con la leyenda “Soy de Francia y soy un ladrón, ¡no confíen en mí!”; después de intentar hurtar. Los comentarios en las redes sociales son de lo más variados.

“¿Dónde queda entonces la aplicación de la ley? Si han robado algo deben pasar por el proceso del sistema de justicia, escribió alguien en Facebook.

“Si vamos a otros países debemos estar preparados para respetar su cultura y sus leyes. Robar es robar no importa donde vivas. Su castigo puede parecer duro, pero en otros países tendrían una mano cortada por robar o serían lapidados, le respondió otra persona.

¿Tú qué opinas?