Estos padres están luchando para que el juez no ordene desconectar a su bebé de 8 meses.

14 Abr, 2017

Miles de personas se han sentido conmocionadas después de enterarse del caso de Charlie Gard, un pequeño de ocho meses que se encuentra luchando por su vida en el hospital Great Ormond Street, institución estadounidense adonde fue llevado por sus padres desde Inglaterra, con la esperanza de que se recuperara.

Con esfuerzo, recaudaron más de un millón de euros para poder tratarlo pero ahora está conectado a un ventilador artificial.

padres

Al nacer, Charlie parecía un niño saludable, pero dos meses después empezó a bajar de peso y tuvieron que internarlo a causa de una neumonía. Le diagnosticaron síndrome de agotamiento mitocondrial, condición genética que solo afecta a 16 niños en todo el planeta y suele causarles la muerte en su primer año.

Hoy, la familia de Charlie se enfrenta a una disputa legal muy delicada. Alegando daños irreversibles en el cerebro del niño, los doctores contactaron con las autoridades británicas para solicitar su desconexión. Afirman que el bebé no puede respirar por si mismo, no llora ni escucha nada.

Incluso si se salvara, su calidad de vida sería pésima. Pero sus padres no están de acuerdo.

padres3

El juez a cargo del caso, Nicholas Francis, ha determinado que por mucho que le duela tomar una decisión así, debe pensar en el bien del niño y ha autorizado que lo desconecten.

Ahora Connie Yates y Chris Gard, los padres, van a apelar la decisión del juez con tal de salvar a su hijo. Desean agotar todas las opciones para que se recupere. Han rehusado escuchar los consejos del personal médico y los de Victoria Butler-Cole, quien aboga por los derechos del pequeño. Ella ha afirmado que mantenerlo conectado, lejos de ser un beneficio para él, solo alargaría su proceso de muerte.

padres2

Chris declaró que no sentían que el bebé sufriera y que de ser así, no intentarían extender su vida:

“Es capaz de mover su boca y sus manos, aunque no las pueda abrir completamente. Pero abre sus ojos y nos mira. Nosotros lo conocemos mejor que nadie, hemos pasado mucho más tiempo con él que los médicos”, dijo.

Al final, esperamos que se toma la mejor decisión por este pequeñito.