Esta tortuga gigante y esta vaca bebé que perdió una pierna se han convertido en mejores amigos.

Dicen que la amistad no conoce barreras de ningún tipo, ni de sexo, religión o raza. Y en este caso, tampoco de especies.

Leonardo es una tortuga africada gigante, que fue rescatada en el 2003 de un zoológico de Bangkok, donde vivía en malas condiciones. Simon por otra parte, fue un becerrito que se lastimó una de sus patas severamente, por lo que fue necesario ponerle un prostético para que pudiese caminar.

Ambos fueron transportados hasta el WFFT Rescue Center, en donde después de encontrarse, se volvieron los mejores amigos.

Fue algo completamente inesperado para los encargados del lugar, que pronto vieron como Simon seguía a la tortuga por todas partes. Ambos también empezaron a compartir sus comidas y en general, se hicieron compañía mutua.

El plan inicial era encontrar un lugar a campo abierto, donde Simon pudiera pastar a sus anchas, pero ahora todo parece haber cambiado.

Él es Simón, usando su pierna prostética.

amistad-vaca-torutuga-1

Y este es Leonardo; que no te engañe su apariencia recelosa, porque es muy amistoso.

amistad-vaca-torutuga-2

Ambos se han convertido en amigos inseparables.

amistad-vaca-torutuga-3

Una de las cosas que más les gusta hacer, es recostarse juntos el uno al lado del otro.

amistad-vaca-torutuga-4

¡Qué tierna es la amistad que tienen!