Esta mujer dormía con su serpiente todas las noches, hasta que un día descubrió la aterradora verdad…

Esta historia es un buen ejemplo de porque las mascotas exóticas, no siempre son la mejor opción. Una mujer tenía una pitón de 7 pies de largo en casa, un tamaño más que considerable. Pensaba que se había acostumbrado a ella después de que, todas las noches, el animal se deslizara hasta su cama y se acurrucara contra su cuerpo.

mujer-duerme-piton-2

Cuando un perro o un gato hacen lo mismo, es obvio suponer que sienten verdadero cariño hacia sus dueños. Pero con este tipo de animales no suele suceder así.

Un día, la pitón dejó de comer y su dueña, preocupada, decidió llevarla al veterinario Llevaba días sin conseguir que probara bocado. Jamás imaginó lo que el médico le diría ese mismo día.

“¿Este animal ha estado durmiendo con usted?”, le preguntó, sorprendiéndola.

“Sí, todas las noches se acuesta a mi lado. Me siento mal porque, no puedo hacer nada para hacerle sentir mejor”, respondió ella.

Entonces el veterinario soltó la bomba. La serpiente no se enroscaba a su lado porque estuviera triste o fuera amorosa. En realidad estaba comparando el tamaño de sus cuerpos, porque se preparaba para devorarla y debía asegurarse de ser lo suficientemente grande. Dejar de comer era otra medida para asegurar su digestión.

La mujer se quedó horrorizada.

Hay animales que puedes tener en tu casa y otros, que definitivamente están mejor en su hábitat natural. Piénsalo antes de desear una mascota exótica.