Esta mujer descubrió la infidelidad de su esposo gracias a una aplicación móvil.

6 Mar, 2017

Khadijah Bilal, de 33 años de edad, es una mujer de Moseley, Birmingham , que sospechaba que su marido de 35 años le estaba siendo infiel. Luego de cuatro años juntos y el nacimiento de su segundo hijo, él pasaba cada vez menos tiempo en casa. Sin embargo, siempre se arreglaba e iba al gimnasio para verse bien. Pero no para ella.

La última excusa que le dio, cuando todavía estaba embarazada, fue para no tener que pasar las Navidades en Norfolk, con la familia de Khadijah. De modo que decidió confirmar sus sospechas a través de la aplicación “Find my iPhone”, para rastrear el móvil que le había obsequiado.

Estuvo siguiendo sus huellas por un mes hasta que descubrió que iba a una dirección a diez millas de distancia de casa.

app

Khadijah contrató a un detective privado por 190 libras, que se encargó de seguir a su esposo hasta la casa en donde vivía su amante, que resultó ser una de sus colegas del trabajo.

Finalmente, su esposa lo confrontó justo afuera del domicilio de la mujer. Los vio saliendo juntos en el auto, fue hasta el vehículo y tocó la ventana, pero él aceleró.

aplicacion-movil

Ella no manifestó ningún arrepentimiento por haber estado espiando a su esposo:

Tenía que probarme a mi misma, a mi familia y a su familia lo que estaba haciendo. Tenía que confirmarlo también por mi misma, por mi propio bien”, dijo, “fui más inteligente que él. Creyó que iba a salirse con la suya, pero no fue así”.

Su matrimonio, que comenzó con una rápida cita en el 2013, ha llegado a su final, desde que Khadijah ha comenzado con los trámites del divorcio. Desde la confrontación, su esposo no se ha puesto en contacto con ella, aunque sí con su familia, quien le dio la espalda. Sin embargo, tuvo el descaro de decir que Khadijah lo había agredido y dañado su carro, por lo que las autoridades están investigando.

app4

Aunque ella admitió que lo había confrontado para buscar respuestas, jamás lo dañó ni a él ni a su auto. Pero sí que aprovechó la tecnología que tenía a su alcance para descubrirlo, ¡es lo bueno de estos tiempos!