Esta modelo fitness con problemas alimenticios se obsesionó con su cuerpo y casi muere de hambre.

25 Ene, 2017

Courtney Black, de 20 años de edad, es una de las tantas modelos fitness que dejan a cualquiera con la boda abierta en Instagram, debido a su figura. Sus fotos y rutinas le han hecho acumular nada menos que 130.000 seguidores, a quienes motiva con su estilo de vida saludable. Sin embargo, esto no siempre fue así. En el 2005, esta joven de Inglaterra llegó a padecer graves problemas alimenticios que la llevaron a obsesionarse con su cuerpo y a matarse de hambre, solo para permanecer delgada.

Courtney cuenta como tenía la rutina de levantarse a las 5 de la mañana e iba una hora al gimnasio. Sus rutinas de ejercicio eran extenuantes. Todos los días se aseguraba de correr al menos 8 millas, y hacía adbominales y sentadillas sin descanso. Después de almorzar, hacía cardio durante otra hora y jamás cenaba. Cuando sentía demasiada hambre, lo único que ingería era un yogurt sin grasa o una manzana.

“No sé de donde sacaba tanta energía para ejercitar con una dieta tan mala”, confiesa. “Siempre creía que no estaba lo suficientemente delgada”.

Así se veía ella en ese entonces.

Courtney llegó al extremo de pesar solo 48 kilos, con un 1.60 metros de estatura. Cuando su familia le aconsejo que buscara ayuda, ella misma comenzó a preocuparse por su estado de salud. Desde entonces ha optado por comer sanamente y ejercitarse solo lo necesario. Ahora pesa 53 kilos.

Aunque en su red social siguen habiendo personas negativas que le aseguran que se veía mejor antes, son más los comentarios que la animan a seguir cuidándose. Y sabe que el hecho de que no se le vean las costillas o se le marquen los huesos, no quiere decir que no sea delgada.

¡Es una suerte que salvara su vida a tiempo!