Esta joven de China fue enviada 4 años a prisión por transmitir un vídeo erótico en vivo.

En China, las transmisiones streaming en vivo se han vuelto muy populares. Decenas de personas, sobre todo mujeres, dejan ver ante miles de fans sus actividades diarias en Internet, con el objetivo de alcanzar fama y dinero. Sherry Gun, es el nombre artístico de una de ellas, que acaba de ser arrestada tras difundir en Internet un vídeo pornográfico de ella sosteniendo relaciones con otra chica y otros dos chicos.

Su objetivo era conseguir la mayor cantidad de seguidores para su negocio online.

sherry-lin-china-carcel-transmisiones-streaming-1

Foto / Dailymail

La joven de 21 años, logró colocar el término “cuarteto en Chengdu”, en el primer lugar de varios buscadores chinos. Así mismo, el vídeo fue ampliamente difundido en plataformas sociales del país, como QQ y WeChat.

Sin embargo, también llamó la atención de los oficiales del Buró de Seguridad Pública de Mianzhu.

Sherry solía transmitir otras de sus actividades, tanto cotidianas como eróticas, ante un público de 40,000 seguidores.

sherry-lin-china-carcel-transmisiones-streaming-4

Foto / Dailymail

Sherry, cuyo verdadero nombre es Lin, es originaria de la ciudad de Deyang, pero residía en Chengdu. Fue arrestada el 4 de mayo en su casa, tras volver de unas vacaciones en Dubai.

Junto con ella también arrestaron a otros dos protagonistas del vídeo, identificados como Wang y Li, quienes también tienen menos de 22 años.

Los tres admitieron haber difundido material pornográfico en línea.

sherry-lin-china-carcel-transmisiones-streaming-2

Foto / Dailymail

De acuerdo con las declaraciones de Lin, ganar dinero para ella era extremadamente difícil, por lo que abandonó su empleo como vendedora para convertirse en una celebridad de Internet de tiempo completo. Además de este vídeo, ha subido otros 30 con escenas explícitas; sin embargo, el de “cuarteto en Chengdu” la lanzó a la fama y le hizo ganar 75,000 yenes.

En China, la comercialización y distribución de pornografía es ilegal y amerita tres años de prisión, que pueden incrementarse hasta a diez en los casos más graves.

Lin fue sentenciada el 23 de Noviembre por la corte de Mianyang, a pasar cuatro años en la cárcel, además de pagar una multa de 100,000 yenes. Tanto su teléfono como su computadora fueron confiscados.