El último abrazo que esta madre en llanto dio a su bebe. Es la prueba de que los milagros existen.

7 Dic, 2016

Los comerciales tailandeses tienen una vena emocional, que pocos en Occidente han sido capaces de replicar en sus estrategias de promoción. En esta parte del mundo, estamos acostumbrados a que todos los anuncios sean felices, morbosos o hasta estúpidos. Pero allá se toman las cosas un poquito más en serio.

Muestra de ello es el emotivo comercial que vas a ver a continuación, elaborado al parecer, para promocionar una marca de bebés.

En un hospital, hay dos gemelos recién nacidos tendidos en una camilla. El primero está llorando incontrolablemente. El segundo, a su lado, no se mueve y su piel ha adquirido un extraño color azul. Está muerto.

Los padres de ambos se acercan con tristeza a verlos. La madre, desconsolada, toma al bebé inmóvil entre sus brazos y lo acuna en su pecho, mientras llora y las lágrimas caen sobre su cabeza y sus manitas. El doctor y la enfermera presentes también se ven destrozados. Hasta que entonces, algo extraordinario sucede…

Si este comercial no fue capaz de llegarte al corazón, definitivamente debes ser un tipo muy duro. Pero lo más probable es que te haya hecho sentir tantas emociones como a nosotros.

De vez en cuando, uno desearía más anuncios así en vez de todos los que nos obligan a ver en televisión.