El increíble momento en que un bebe nace en el saco amniótico durante una cesaría es capturado en vídeo.

Hay un dicho que cita que los niños que nacen en su saco amniótico están destinados a ser marineros, pues estos tienen la capacidad de nunca ahogarse. Lo cierto es que con los avances de la tecnología actualmente, no se puede hacer ningún caso a estos mitos. Sin embargo este tipo de nacimiento no deja de ser algo impactante, además de bastante extraño por lo cual le traemos en vídeo la llegada al mundo de un bebé dentro del saco amniótico.

En vídeo se ha capturado este raro tipo de nacimiento. En la grabación se puede ver como un bebe nace dentro de una intacta bolsa amniótica, o de membrana como también es conocida.  Este es una extraña forma pues el bebé sale del vientre de la misma forma en la que estaba dentro de él, este tipo de parto recibe el nombre de  “parto velado”. Mientras que los niños que nacen de esta forma se les conoce como “enmantillados“.

Estos extraños casos ocurren una vez de cada ochenta mil partos y aunque no pareciera, el bebé dentro del saco se encuentra fuera de peligro. Este acontecimiento es bastante peculiar pues no existe peligro real en este tipo de parto, haciéndolo mucho más interesante de ver. Este vídeo superó las seis millones de visitas tan solo un par de días después de haber sido publicado, claramente las diferentes opiniones no se hicieron esperar y más de uno mostró su preocupación por la salud del niño. Esto basado en lo peligroso que se ve este tipo de nacimiento.

Al momento del nacimiento lo más normal es que esta bolsa en la que se encuentra el bebé se rompa. Esta es una fina membrana llena de liquido en la que el feto descansa, la principal función de esta capa es proteger al bebe de diferentes formas. Esta sirve como un amortiguador de golpes que evitan lesiones en el feto, así como también lo protege de la presión que puede hacer sobre el bebé los órganos de la madre. Además el saco amniótico le permite que se mueva dentro del útero de la madre favoreciendo el desarrollo de sus músculos, al igual que lo aísla y defiende de ataques de gérmenes que pueden afectar su desarrollo. De hecho a la hora del parto está bolsa se rompe y expulsa todo el líquido, es lo que comúnmente se conoce como “romper aguas”.

El doctor Gino Pecoraro es uno de los principales gineco-obstetra de Brisbane en Australia. El afirma que en el vídeo no se percibe ninguna complicación para el bebé en este tipo de parto pues si bien es poco frente, solo dura dentro del saco 10 segundos.  “Puede tomar incluso mucho más tiempo llegar a un feto durante una cesárea”, añadió.

En este tipo de partos la placenta aún se encuentra unida al útero por lo que los nutrientes y la fusión de oxigeno se siguen produciendo.  Además que este líquido puede ser absorbido por ellos durante la gestación para que sus pulmones se desarrollen.

“Los bebés puede hacer un proceso de succión, incluso se pueden chupar el dedo. Hay fotos de ultrasonidos en las que se les ve dentro del saco sonriendo e incluso algunos hasta saludan”.  Expresó el doctor.

Este es uno de los hechos que a una persona capacitada puede parecerle normal mientras que el resto lo ve con total asombro, pues desconoce por completo la complejidad que tiene el ambiente en que se desarrolla el feto. Alguien sin la experiencia necesaria creerá que este tipo de parto es sinónimo de peligro para el bebé.