Cansados de que su vecino le robe, dejaron esta misteriosa caja para el ladrón y esto fue lo que paso…

El internet ha hecho la vida de nosotros mucho más fácil. Cuando se quiere comprar un producto se puede hacer desde la comodidad de nuestro hogar solo utilizando nuestra computadora, por lo que luego solo queda esperar a que lo traigan a la puerta, sin embargo no todo el tiempo lo podemos recibir. En algunos lugares de Estados Unidos los paquetes son robados en el porche de las casas.

Los ladrones están a la espera de que el paquete llegue a la puerta de las casa, justo en el momento en que no los ven aprovechan para llevarse las cajas. Esto sucede mucho, por lo que un hombre cansado de que sus envíos fueran robados en su porche, decidió hacer algo al respecto.

Tom Mabe y su vecino Bob, estaban hartos de que los paquetes que compraban por internet fuesen robados de las puertas de sus casas, así que decidieron preparar una asquerosa sorpresa para darle al ladrón un correctivo.

El plan consistía en colocar una cámara en la puerta de su casa para conocer así la identidad del ladrón de paquetes del barrio. Sin embargo saber quién era no sería suficiente para Tom y su vecino Bob, así que dejaron un paquete que sirviera de señuelo con un asqueroso contenido.

La caja en su interior tenía excremento y una vez que el ladrón la tuviese en sus manos esta estallaría bañándolo por completo. Así que con todo listo, Tom y Bob pusieron su plan en marcha, colocaron el señuelo en la puerta y esperaron a que aquel hombre apareciera.

La cámara que había colocado Tom en la puerta de su casa, transmitía directamente a un ordenador que este tenía en su oficina por lo que podría conocer el rostro del ladrón. Junto a su pareja y su vecino Bob esperaron. El momento llegó, de un auto gris se bajo un hombre (conocido por Tom) que cómodamente se llevó el paquete desconociendo que al entrar de nuevo a su auto este explotaría.

Tom y Bob habían equipado la caja con un explosivo menor, que luego de 40 segundos de haber sido tomado haría que este explotara bañando al ladrón de excremento. Y así fue una vez que hombre se montó en su carro no le dio tiempo ni de alejarse de la cámara, cuando se bajo de su auto lleno de la “sorpresita”.

Mira a continuación todo lo que sucedió: